UN CASO REAL DE ESTILO DE VIDA INADECUADO CON SUS CONSECUENCIAS PARA LA SALUD.

Hoy os quiero contar un caso que he tenido en consulta por si os sirve de ayuda

 

Mujer de mediana edad, casada, con hijos, trabajadora y ama de casa.

 

Lleva 3  meses con fuertes dolores de cabeza en la zona frontal , según ella algo muy extraño porque prácticamente nunca le duele la cabeza.

 

Ella en principio lo achacaba al estrés, pero como ya llevaba tanto tiempo en el que los dolores de cabeza eran continuos, decide pedir cita al neurólogo. Tras la valoración oportuna, éste le indica que lo que padece es "cefalea tensional", así que debe comenzar a tomar Triptizol para normalizar la situación durante un mes.

 

La paciente lee el prospecto y se asusta bastante, siente ciertas dudas de que la medicación pautada sea lo más aconsejable, ya que sus dolores son por el estrés que tiene y le está produciendo mucha tensión en su día a día, así que al día siguiente pide cita en mi consulta (psicólogo)

 

Realizamos conjuntamente una valoración de estilo de vida dado el diagnóstico del neurólogo, y efectivamente la paciente lleva un estilo  muy insano, que no la permite tener una vida  con momentos  de tranquilidad  y relax.

 

Evidentemente no podemos cambiar su vida radicalmente, pero sí podemos introducir pequeños  cambios y elementos, que la ayuden diariamente a mantener una mejor calidad de vida.

 

En su caso en concreto, introdujimos algunas pautas de alimentación, junto con una programación del menú. Tuvo que sacar tiempo en su rutina para comenzar a realizar ejercicio, se buscó una opción sencilla, una gimnasia que aunara trabajo muscular con respiración y relajación, sólo dos días a la semana  y sólo 30 minutos. Se la instruyó para que comenzara a pensar más en su salud, y no tanto en los quehaceres. Para ello hicimos una programación diaria de su rutina, en la que había tiempo para trabajar, para una pequeña siesta de 10-20 minutos, para atender a sus hijos, para realizar los quehaceres de la casa, y para estudiar 20 minutos al día, a parte de ejercicio externo 2 días por semana ,y algún estiramiento en su domicilio.

 

Debido a que los cambios se introdujeron de modo radical no en progresión, (la paciente estaba muy motivada y asustada) a las dos semanas dejó de tener dolores de cabeza por completo. Ella misma optó por no tomar la mediación y actualmente se siente muy bien con su nuevo estilo de vida, con energía y de mejor humor, lo que ha repercutido en positivo en todas las áreas de su vida.

 

Al año tuvimos una revisión y la paciente continua sin dolores de cabeza. En esta mujer los dolores de cabeza nunca habían sido característicos en su vida.

 

Si estás interesado en conocer como funciona el cerebro e introducir en tu día un Estilo de Vida Neurosaludable, te puede interesar nuestro curso "Cuida y Activa Tu Cerebro"

 

CURSO "CUIDA Y ACTIVA TU CEREBRO"- Convocatoria Diciembre 2016

INFORMACIÓN AQUÍ

 

La salud del cerebro está en tus manos

Un fuerte abrazo a todos.

Rebeca

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Ana Isabel (martes, 02 diciembre 2014 18:29)

    Como mujer trabajadora que soy, ama de casa, madre y de mediana edad me siento muy identificada aunque aún no tenga cefaleas. Muchas gracias por el artículo que sirve de reflexión y consejo. Muy interesante.