LA NATURALEZA AYUDA A ESTIMULAR LA MEMORIA EN PERSONAS CON ALZHEIMER Y OTRAS DEMENCIAS.

 

El olor de las flores, el color verde de las plantas de un jardín, el sonido relajante del canto de los pájaros, esto y mucho más es lo que el contacto con el entorno natural puede darle al ser humano. Un sin fin de beneficios que al final se han demostrado y evidenciado de forma científica mediante una investigación realizada pro expertos de la Escuela Médica de la Universidad de Exer, Inglaterra, la cual demostró que los jardines en los geriátricos son cruciales para ayudar a estimular la memoria en pacientes con demencia degenerativa.

La conclusión es muy clara, “los espacios verdes ayudan a los ancianos con alzhéimer a relajarse y reducir sus niveles de agitación y ansiedad”.

El estudio se ha publicado en la revista especializada “Journal of the American Medical Directors Association”, y supone una nueva forma de comprobar científicamente que no sólo los medicamentos sanan, sino que hay una serie de factores ambientales que deben tenerse en cuenta para el tratamiento integral de las demencias degenerativas.

La naturaleza tranquiliza, estimula, relaja e inspira a todos los que deseen descansar del estrés y la ansiedad bajo su innegable presencia. 

No por nada el verde es el color de la esperanza. La naturaleza tranquiliza, inspira e, incluso, sana. La evidencia científica no para de demostrarlo. Apenas algunos días atrás, una investigación sumó un nuevo ejemplo en este sentido al comprobar que los jardines en los geriátricos son cruciales para ayudar a estimular memorias en pacientes con demencia senil.

La investigadora Rebecca Whear, a cargo del informe, admitió que está creciendo cada vez más el interés por mejorar los síntomas de la demencia senil sin el uso de medicamentos. "Hemos llegado a la conclusión que los jardines pueden ser muy beneficiosos para los pacientes con demencia, ya que proveen de estimulación sensorial y un medio ambiente que ayuda como disparador para las memorias", argumentó. Y agregó que "no sólo ayudan a relajar y llevan a la calma, sino que permiten a esos pacientes recordar habilidades y hábitos que les habían permitido disfrutar en el pasado".


Para el estudio, los científicos británicos estudiaron 11 geriátricos en el Reino Unido, como también en Estados Unidos, China y varios países de Europa.

La investigación, que contó con el apoyo del Instituto Nacional para la Investigación de Salud y del grupo Care South West Peninsula, también concluyó que los jardines pueden ofrecer además espacios para interacciones con visitantes, ayudando a estimular memorias para pacientes con demencia senil, al tiempo de mejorar las experiencias para familiares y empleados del lugar.

Cerca de la mitad de los ancianos que se encuentran en geriátricos sufren de demencia senil, una cifra que se espera aumentará en las próximas décadas.

Los científicos británicos indicaron que ésta es un área de investigación poco estudiada y que recibe poca financiación.

La doctora Ruth Garside, una de las especialistas que participó del estudio, dijo que a pesar de los hallazgos "aún hay mucho que se desconoce", por ejemplo acerca del diseño adecuado de un jardín o de los factores de interacción. "Queremos seguir investigando estos temas para permitir que los geriátricos puedan maximizar sus beneficios a los pacientes que sufren de demencia, a aquellos que los cuidan, y a sus familiares", continuó.

Según cifras oficiales, habrá más 106 millones de personas en todo el mundo que padecerán de demencia senil para 2050, tres veces más que aquellas afectadas con esa enfermedad en 2010.



Fuente:ElPais

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0