ALTERACIONES PSICOLÓGICAS Y DEL COMPORTAMIENTO EN PACIENTES CON ALZHEIMER Y OTRAS  DEMENCIAS:

 Las alteraciones psicológicas y del comportamiento son muy frecuentes en el Alzheimer y otras demencias durante toda la evolución de la enfermedad.  De hecho, son bastante típicas y uno de los mayores motivos de consulta a los profesionales por parte de los familiares (unos pacientes tendrán una alteraciones y otros otras)

 

Lo mejor es concienciarse de ello cuando la alteración conductual está instaurada,  e intentar manejarlas adecuadamente, por bien del paciente y del cuidador. Es muy importante saber tratarlas y controlarlas entre otros motivos,   para que los tratamientos no farmacológicos sean más efectivos.

 

Hay que aclarar que  su intervención no deja de ser complicada, pero el conocimiento y la observación nos pueden ayudar a saber controlarlas. Importante tener en mente  que cada paciente es único, por lo que aunque se den unas pautas generales, siempre existe el "factor individual", y existe un tiempo de aprendizaje para saber tratar a cada paciente/persona.

 

El abordaje terapéutico en un trastorno conductual en demencias puede darse desde tres perspectivas:

1- Información , consejo y apoyo a los cuidadores.

2- Cambios en el entorno del paciente.

3- Medicación adecuada cuando es necesario.

 

 

PAUTAS GENERALES DE ACTUACIÓN CUANDO TENEMOS UN FAMILIAR O PACIENTES CON ALTERACIÓN CONDUCTUAL Y,O PSICOLÓGICA

 

-Empatía, paciencia, y amabilidad: Hay que intentar entender al paciente, a parte de que por las peculiaridades de su cerebro necesitan paciencia y que sientan que están en un entono amable y no hostil, suficiente tienen con lo que les está ocurriendo a ellos.

 

-Entender causas y significados de sus conductas: Con la observación podemos llegar a comprobar que muchas actuaciones son desencadenadas por algo, y a parte existe un significado en ellas, como frustración, tristeza, incomprensión etc...

 

-Adaptabilidad, flexibilidad, aceptar cambio: La vida es un cambio constante, pero cuando aparece una demencia  es inevitable que se produzcan cambios en todas las áreas de la vida, mejor comenzar a aceptarlo  y buscar alternativas para el bienestar.

 

-Expectativas realistas respecto a la capacidad del paciente: A veces pecamos de ayudar demasiado a la persona quitándole autonomía, y otras creemos que todavía puede hacer actividades que hacía antes, lo que lleva a frustración y otras consecuencias. Mucha observación.

 

-Tolerancia a algunas conductas problema: En ocasiones mejor que el enfrentamiento, es la tolerancia a que existan conductas que no nos gustan, pero que nos va a evitar que tengamos otros disgustos mayores.

 

-Mantener al paciente en actividades cotidianas: Hay que mantenerlo lo máximo y en la medida de lo posible en el entorno, para evitar avance rápido de la enfermedad y otras alteraciones conductuales.

 

-Potenciar que controla su vida y entorno: Este falso control ayudará a  mantener su autoestima y conseguiremos minimizar riesgos conductuales.

 

-Repeto: Somos personas, nunca se debe perder el respeto  a nadie, no está justificado. No insultes, no bromees con lo que no debes, no hables delante de él como si no se enterara de nada etc...

 

-Sentido del humor: A veces complicado, pero se llevan mejor las cosas.  Incluso circunstancias negativas, vistas con un poco de distancia, tienen su gracia. Todo depende del prisma con el que se mire. Una recomendación buena para cuidadores, todas las noches antes de acostarte, piensa en tu día, y busca tres cosas buenas que hayan pasado, te ayudaran a ser más optimista.

 

-Expresar sentimientos: Fundamental, un cuidador debe expresar todo lo que lleva dentro, busca un psicólogo, o un grupo de autoayuda, es imprescindible para el bienestar. El paciente también tienen momentos de su enfermedad (fase leve) en los que necesita expresar cómo se siente.

 

-Creatividad en el manejo de alteraciones conductuales: Es necesario echarle mucha imaginación a la resolución de problemas, y no dudes de tus capacidades, o pide ayuda.

 

-Análisis y detección de desencadenantes del problema: Muchas veces la solución es sencilla pero necesitamos ser observadores. Una pequeña tontería puede provocar una alteración, por ejemplo, mucho ruido en la estancia, o lo contrario, mucha soledad,  el calor, el frio, un posible dolor, etc... 

 

Pensad cuantas de estas pautas lleváis a cabo. Espero que os sirvan un poquito. 

Rebeca González

Profundiza en el área con el nuestro curso:

 

Deterioro Cognitivo Leve, Demencias y Alteraciones Conductuales

 

Toda la información AQUÍ

 

3ª Edición 24 de Abril de 2017

Escribir comentario

Comentarios: 0