CÓMO VALORAR A UN PACIENTE, Y QUÉ INFORMACIÓN DOY A SU FAMILIAR-"CUIDADOR".

 

 

Hoy quería hablar un poco y dar mi opinión sobre el tema de la valoración a pacientes, y el reporte de la información a los familiares.

 

Pongámonos en el supuesto de que acudimos al neurólogo para que valore a nuestro familiar que tiene "fallos de memoria objetivos".

 

El médico. y el resto de profesionales del departamento de Neuropsicología, evaluarán mediante algunos test a  la persona, mirarán el resto de pruebas realizadas como  analíticas, neuroimagen ... y al final de la consulta, el profesional nos dirá qué le pasa a nuestro familiar y  su posible diagnóstico.

 

A partir de ahí nos indicará la mediación adecuada, y alguna pauta por encima de qué hacer a partir de ahora, por ejemplo: " realizar estimulación cognitiva en un Centro de Día, ejercicio físico, hacer pasatiempos, y que tenga relaciones sociales"

 

Llegados a este punto, toca buscar al profesional que se encargue de aconsejarnos la terapia no farmacológica más adecuada para nuestro familiar que tiene los "fallos de memoria".

 

Pues bien, el profesional que valore al paciente, aunque ya tenga informes previos  del departamento médico, debería hacer su propia evaluación, con dos objetivos muy definidos:

  1. Observar él mismo al paciente, y de ese modo poder sacar más conclusiones sobre su afectación y posibilidades. ( Una buena observación da mucha información sobre su estado emocional, déficit atencional o de memoria, miedos...)
  2. En la medida de lo posible (tiempo disponible) ampliar la valoración inicial (en número de test para evaluar diferentes funciones cognitivas), valoración emocional y de estilo de vida. De ese modo podremos dar a los familiares "cuidadores " más información de cómo complementar la terapia en casa, con el fin de ayudar a la ralentización el desarrollo de la enfermedad,  y obtener una mejora en la  calidad de vida, tanto del paciente como del "cuidador".
  •  La segunda parte aquí comentada también tiene el objetivo de que tras haber podido evaluar y observar nosotros al paciente, podremos percibir sus necesidades más reales, y de ese modo proporcionar en la medida de lo posible, una intervención más individualizada, porque como aquí defendemos, aunque las terapias sean grupales, hay que buscar la necesidad  más importante de cada individuo, y cubrirla de alguna forma.


De ahí la importancia de una segunda valoración por parte del Centro, o el profesional que vaya a proporcionar la terapia. 

 

Nos vemos pronto.

Rebeca 

Si te interesa profundizar en el tema, fórmate con el  curso de:  

Escribir comentario

Comentarios: 0