LA ATENCIÓN, FUNCIÓN COGNITIVA BÁSICA PARA LA REHABILITACIÓN DE LOS PACIENTES

 

Hoy quiero comenzar escribiendo sobre la ATENCIÓN. Se trata de una de las funciones cognitivas más importantes que tenemos, porque de ella depende el buen funcionamiento de otros procesos cognitivos. Por ello su valoración es fundamental, y siempre que recibo a un paciente es lo primero o prácticamente lo primero en lo que indago. 

 

Como ya he indicado previamente, de todos los procesos cognitivos que se dan en el cerebro, se puede afirmar que la atención es el que ocupa un lugar más central / importante, ya que cuando algún mecanismo de la atención es afectado como consecuencia de una lesión, o consecuencia de alteraciones funcionales como puede ser una patología psiquiátrica, otros procesos cognitivos como la percepción, la memoria o el lenguaje se pueden ver afectados. Por ello, la atención es un prerrequisito funcional para el desarrollo de la mayoría de nuestras actividades diarias. 

 

Destacar que el concepto de ATENCIÓN es bastante complejo y ha ido cambiado a través de la historia de la psicología. Es por ello que existen diferentes pruebas para evaluar la capacidad atencional, que van en función de qué aspecto concreto  queremos valorar.

 

De hecho, el concepto de atención en neuropsicología se ha introducido relativamente hace poco, a partir de algunas observaciones clínicas en las que los trastornos conductuales consecuencia de lesiones cerebrales, sugerían la existencia de un mecanismo neuronal que parecía ser la base de los fenómenos atencionales.

 

La atención no se puede reducir a una única estructura anatómica, y no se puede evaluar con una única prueba. La atención está compuesta por diferentes componentes (atención selectiva, sostenida, alerta...) Unas pruebas miden unos componentes y otras miden otros. También hay que tener en cuenta que tiene aspectos cualitativos y cuantitativos.

 

La función de la atención es seleccionar de entre todos los estímulos sensoriales  que llegan a la vez y de modo continuo al cerebro, aquellos que son útiles en ese momento para llevar a cabo una actividad motora o proceso mental. 

 

Sí parece existir acuerdo en que existen tres funciones básicas de la atención: 

  • Orientación hacia los estímulos sensoriales
  • Detección y selección de los estímulos relevantes
  • Mantenimiento del estado de alerta.

Existen diferentes modelos que explican el proceso atencional, pero el modelo de Sohlberg y Mateer, clasifica la atención en niveles, y personalmente es un modelo que me parece muy clarificador. 

Sus niveles son:

  1. Atención focalizada
  2. Atención sostenida
  3. Atención selectiva
  4. Atención alternante
  5. Atención dividida

 

Para la evaluación de la atención existen diferentes test que se pueden utilizar, como podréis ver en nuestros cursos. En función del elemento atencional que queramos evaluar y entrenar, llevaremos a cabo diferentes ejercicios y técnicas.

 

Anatómicamente también es un tema complejo ya que diversas funciones de la atención pueden implicar la actividad de distintas regiones cerebrales.

 

Las técnicas de neuroimagen confirman que cuando atendemos se activan distintas partes del cerebro. Se trata de un sistema de redes anatómicas de atención, donde estructuras diferentes parecen desempeñar un papel según la dimensión atencional activada en la situación (atención selectiva, sostenida, dividida...)

 

 

Si como profesional te interesa saber más sobre la Rehabilitación de esta función tan  importante, no te pierdas nuestro  nuevo curso, que comienza el 18 DE MAYO DE 2018: 

CURSO DE “EXPERTO EN REHABILITACIÓN DE LA ATENCIÓN Y

LAS FUNCIONES EJECUTIVAS”

INFORMACIÓN AQUI


Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Virginia (miércoles, 27 enero 2016 19:49)

    Hola a tod@s, quería dejar mi humilde opinión sobre el curso y animaros a realizarlo, porque el temario es muy completo y detallado y el seguimiento individualizado es perfecto ;)