CÓMO REALIZAR UNA VALORACION EN DETERIORO COGNITIVO. 3º PASO: EVALUACIÓN COGNITIVA

 

La valoración neuropsicológica  es un pilar fundamental cuando hay que realizar una  evaluación completa a una persona que se queja él o sus familiares de "fallos de memoria", ya sean éstos  leves o significativos.  

 

Esta valoración  nos especificará cómo se encuentra la persona en las diferentes funciones cognitivas, y podremos  indicar el grado del deterioro cognitivo o demencia (leve, moderada o severa) que padece la persona, su conciencia de la enfermad, sus puntos fuertes y débiles, y evidenciar un patrón cognitivo. 

 

La valoración neuropsicólogica es recomendable que incluya pruebas neurocognitivas estandarizadas, pero hay que tener en cuenta que el profesional debe administrar las pruebas oportunas, en función de su propia capacitación y experiencia, tomando en cuenta los antecedentes del paciente, los síntomas observables durante la evaluación,  los posibles diagnósticos, y el motivo por el cual es derivada la persona a la consulta de psicólogo. 

 

Por tanto, una valoración neuropsicológica  completa debe investigar múltiples dominios y aptitudes cognitivas, y se interpretarán dentro del contexto de la vida de la persona a la que evaluamos.

 

Para la evaluación requeriremos información de los siguientes aspectos:

  • Motivo por el que la persona nos ha sido derivada, e información relacionada (Informes previos). También puede ser que la persona venga por sí misma. 
  • Revisar antecedentes de la persona.
  • Entrevista con la persona
  • Entrevista con informantes (familiares, cuidadores..) si procede. 
  • Evaluación neuropsicológica de los diferentes dominios cognitivos. 

La duración de la evaluación dependerá de cada caso concreto. Existen baterías breves que sirven para detectar o descartar deterioro cognitivo, pero lo recomendable es su aplicación junto con algunos subtests específicos, para ayudar en un diagnóstico diferencial, y más importante aún, para dar pautas y recomendaciones de actuación para  la vida diaria. 

Algunas evaluaciones se pueden hacer en menos de una hora, pero otras de  presunta demencia, pueden requerir más horas. Además hay que tener en cuenta el tiempo que se empleará en las entrevistas.

 

Una de las pruebas que todos conocemos para detectar una posible  demencia es el test Miniexamen del estado mental (Folstein y cols; 1975 ), aunque existen otros test más aconsejables de administrar en función del paciente que tenemos antes nosotros. 

 

Los dominios congnitivos que se deben evaluar e incluir en un informe neuropsiológico son:

  • Funcionamiento global
  • Estimación del nivel de funcionalidad  previo y del estado actual
  • Función ejecutiva
  • Atención y velocidad de procesamiento
  • Lenguaje
  • Función visuoespacial
  • Aprendizaje y memoria
  • Función psicomotora

En  próximos pots continuaremos con más partes de la valoración

Rebeca González

Si te interesa profundizar en la VALORACIÓN EN DEMENCIAS, puedes formarte con nuestro curso:


Aprenderás:

  • Aspectos básicos de las funciones cognitivas
  • Test y Baterías específicas
  • La elaboración de un informe correcto