ALTERACIONES DEL LENGUAJE EN EL DAÑO CEREBRAL ADQUIRIDO

 

 

Tras sufrir un ictus, en función de la gravedad del mismo y de la zona afectada, pueden aparecer diversos trastornos cognitivos, bien sea en las capacidades de atención y concentración, alteraciones de la memoria, de la capacidad para razonar y tomar decisiones, etc.

Pero uno de los más frecuentes y que quizás, y siempre entre comillas “menos importancia se le da” son las afasias (problemas para producir o comprender el lenguaje), sin tener en cuenta la incapacidad tanto a nivel social como emocional que éstas provocan (además de las específicamente cognitiva que esta conlleva), en los pacientes en los que el daño cerebral adquirido afortunadamente ha sido menos grave.

 

El trastorno afásico se caracteriza por trastornos en la emisión de los elementos sonoros del habla, déficit de la comprensión y trastornos de la denominación. En función de los  síntomas que presente el paciente, se puede identificar que zona ha sido afectada por el Ictus, si en el área de Broca (zona anterior de la cisura de Silvio) o en el área de Wernicke (zona posterior).

 

Esta incapacidad para entender lo que le dicen (afasia receptiva) o en la expresión oral (anomia), y que desarrollamos extensamente en uno de nuestros temas del Curso  "ECG-REHABILITACIÓN NEUROPSICOLÓGICA EN PACIENTES CON DAÑO CEREBRAL ADQUIRIDO" tiende a provocar el aislamiento social, dando lugar a procesos depresivos y otras alteraciones conductuales del paciente, principalmente por la impotencia que les provoca.

 

En función de la clase del proceso dañado y naturaleza de la lesión, se optará por un tipo determinado de rehabilitación y el tipo de tratamiento vendrá determinado por la clase de trastorno que sufra el paciente, estos tipos son:

 

o   Facilitación: Consiste en la utilización de una serie de claves que permitan al paciente recuperar la información que tiene almacenada pero que no consigue activar.

 

o   Reaprendizaje o también llamado restablecimiento: Consiste en volver a enseñar las habilidades perdidas.

 

o   Reorganización o substitución: Se aplica cuando se ha perdido la información, pero, debido a la gravedad de la lesión, el paciente no es capaz de aprender esa información por los medios habituales, por lo que se tienen que intentar otros procedimientos diferentes, generalmente haciendo uso de los procesos intactos.

 

o   Adaptación o compensación: Cuando el paciente está tan incapacitado para realizar nuevos aprendizajes o reorganizaciones, sólo nos queda la posibilidad de sustituir la habilidad perdida por otra que le permita comunicarse.

 

Como se ha comentado, las personas que sufren un daño cerebral pueden presentar grandes dificultades a la hora de relacionarse. En muchas ocasiones, variables como el número de personas que halla, el grado de confianza con el interlocutor, tiempo de respuesta recibido, etc. se convierten en grandes detonantes de situaciones de ansiedad. Por tanto:

 

o   Se considera vital llevar a cabo no sólo un abordaje con el paciente, sino también es importante el abordaje familiar o de las personas más cercanas en el día a día del paciente; ya que serán los “encargados” de controlar determinadas situaciones cuando el terapeuta no pueda acceder a ellas.

 

o   Se tendrá que informar al interlocutor de la forma de comunicación del paciente, de sus posibles dificultades, de qué estrategias usa para mejorar dichas dificultades y; en caso de que lo use, informar del sistema de comunicación alternativo o aumentativo. Además será necesario aumentar los tiempos de respuesta y usar herramientas que faciliten la emisión verbal.

 

o   El abordaje con el paciente irá enfocado al control de turnos conversacionales, mejora de la fluidez verbal, control del ritmo, mejora de la articulación, aumento de la emisión vocálica o mejora del control fono-respiratorio. En caso de pacientes afásicos se tendría que abordar el miedo a hablar, trabajar la velocidad de respuesta y; por supuesto, llevar a cabo un entrenamiento del método de comunicación de forma generalizada en diferentes contextos.

 

 

 

¿Te interesa formarte en Daño Cerebral Adquirido?

 Nuevo Curso 

 

“ECG- Rehabilitación Neuropsicológica

en Pacientes con Daño Cerebral Adquirido 

 

Con el reconocimiento de “Actividad formativa de interés profesional psicológico” por el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid (COPM)

INFORMACIÓN AQUI