¿POR QUÉ ES IMPORTANTE VALORAR EL ESTILO DE VIDA EN UN PACIENTE CON DEMENCIA?

 

Hoy quiero darte mi opinión sobre por qué es importante valorar en un paciente que tiene Alzheimer u otra demencia, su estilo de vida.

 

A todos nos explican cuando estudiamos en la Universidad que debemos valorar a nivel cognitivo, emocional y funcional al paciente para ver su estado general, y en función de éste proponerle un plan terapéutico personalizado, con el objetivo de ralentizar en la medida de lo posible el avance de la enfermedad y mejorar su calidad de vida.

 

A parte de este tipo de evaluaciones, considero que es importante valorar el estilo de vida, porque aunque nosotros pautemos un programa de estimulación cognitiva al paciente, si en su vida diario existen ciertos déficits muy marcados, la estimulación cognitiva que realice tendrá menos beneficios y nosotros no percibiremos apenas cambios.

 

 

ASPECTOS DEL ESTILO DE VIDA A VALORAR

Partiendo de la base de que la población en general debería llevar un estilo de vida neurosaludable, los pacientes que tienen algún tipo de enfermedad neurodegenerativa también deberían llevarlo en la medida de sus capacidades, es decir, adaptado a su persona. 

 

Los aspectos que podemos valorar para identificar déficits en su estilo de vida y dar pautas personalizadas para mejorar dichos aspectos son (más abajo veréis un resumen de un caso práctico real):

 

- EJERCICIO FÍSICO: Está demostrado que existe una conexión directa entre cuerpo y mente, y el ejercicio influye en el pensamiento, emoción, atención,  aprendizaje, ansiedad etc...

Debemos diferenciar entre la actividad motriz para realizar las actividades de la vida diaria, y la actividad física, que son los movimientos y prácticas corporales que se realizan regularmente, para mejorar o mantener la competencia funcional y forma física de la persona.

 

- ALIMENTACIÓN: Estudios científicos han demostrado que, durante el envejecimiento, los componentes de la dieta influyen de forma significativa en las funciones cognitivas e intelectuales, y pueden prevenir o retrasar el deterioro cognitivo asociado a la edad o a cualquier tipo de demencia. Es aconsejable seguir una alimentación neurosaludable, basada en una serie de hábitos, introduciendo alimentos con nutrientes específicos, con el objetivo de proporcionar a nuestro cerebro el nivel de energía apropiado.

En conclusión, en las enfermedades neurodegenerativas el estilo de la alimentación, es otro aspecto a valorar

 

- RELAJACIÓN:  En pacientes con enfermedades neurodegenerativas es muy común la irritabilidad, la dificultad para concentrarse, para dormir, etc... Cuando un paciente con diagnostico de Alzheimer u otra demencia  presenta ansiedad o estrés, los médicos suelen prescribir medicación, con lo cual a parte de añadir los efectos positivos de la medicación, “relajación”, también añadimos efectos secundarios nocivos, que precisamente en pacientes con estos diagnósticos no son muy convenientes. Así, las técnicas de relajación se convierten en una estrategia  a tener en cuenta,  ya que el estrés y la ansiedad influye tanto en el cuerpo como en el cerebro.

 

- RELACIONES SOCIALES Y OCIO:

Puesto que somos seres sociales, relacionarse es una cuestión necesaria y fundamental en la vida cotidiana de los seres humanos. Cuando las personas llegan a la tercera y cuarta edad, es frecuente que por diferentes motivos se produzca una ruptura en las relaciones sociales. El sentimiento de soledad que se puede producir por la falta de interacción social acaba repercutiendo también a nivel emocional. Por ello es importante que los pacientes participen de actividades, en conversaciones y si es posible que realicen algún hobby.

 

 

Pongo un EJEMPLO PRÁCTICO para que se entienda mejor, de un tipo de CASO REAL:

- Paciente con un diagnostico de deterioro cognitivo leve.

- Acude a Centro de Día 2 veces por semana, un par de horas cada día

- Tras valoración del "Estilo de Vida", detectamos que:

 

  • No realiza ningún tipo de actividad física, y el paciente físicamente tiene una gran capacidad.
  • Toma muchos alimentos procesados porque siempre ha tenido gran afición por productos dulces, a parte apenas toma fruta.
  • Durante el día se muestra muy ansioso y nervioso, y no realiza ninguna actividad que le ayude a relajarse
  • De lunes a viernes está casi todo el día en casa, sólo sale para ir a hacer los recados diarios con su familia (le falta interacción social y la realización de alguna actividad gratificante)

Conociendo estos datos y los de la valoración inicial (cognitivo, funcional, emocional) le daremos a la familia una serie de pautas sencillas y factibles (que explicamos detalladamente en nuestros cursos) para que empiecen a introducirlas.

 

Os dejo una opinión de una alumna que hizo nuestro curso "Estimulación Cognitiva Global en Pacientes con Demencia en Fase Leve, Moderada o Severa:

 

"En términos generales, el curso me ha parecido muy completo, útil e interesante al tocar temas tales como “Valoración del estilo de vida” del que tan poco se incluye en estas formaciones, por lo que me parece una visión integral terapéutica como debería ser una formación en esta área"

 

Espero que os resulte útil la  información de este post , y que la pongas en práctica en tus valoraciones.

Rebeca González

 

Si quieres profundizar en el área del deterioro cognitivo leve, las demencias y sus terapias no te pierdas la 7ª ed. del curso "Estimulación Cognitiva Global en Pacientes con Demencia en Fase Leve, Moderada o Severa" 

 


 

  

 

NO te pierdas nuestros post.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

sin coste alguno:

 

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.