LA NEUROPLASTICIDAD EN LA REHABILITACIÓN NEUROPSICOLÓGICA

¿Por qué utilizar la ECG-Estimulación Cognitiva Global en  el ámbito terapéutico de la REHABILITACIÓN NEUROPSICOLÓGICA de los pacientes?

 

Por la capacidad plástica que tiene el cerebro, lo que se denomina neuroplasticidad. El cerebro cuando sufre una lesión, comienza a intentar restablecer el equilibro que ha perdido. Si en este reestablecimiento le ayuda un profesional dedicado a la estimulación cognitiva, entonces el paciente obtendrá mejores resultados en su rehabilitación neuropsicológica.

 

Con un programa de ECG, se modifican estructuras del cerebro, su funcionamiento se optimiza, y podemos ayudar en el proceso de  aprendizaje. Los programas ECG se aplican en los siguientes ámbitos:

  • Daño Cerebral Adquirido (Ictus, TCE, etc) 
  • Desarrollo infantil
  • Deterioro cognitivo progresivo asociado al envejecimiento, o a enfermedades neurodegenerativas. En este último ámbito, la ECG activa la reserva cognitiva, lo que hace que se pueda ralentizar el deterioro cognitivo y así minimizar los efectos negativos sobre la vida del paciente.

En los casos de Daño Cerebral Adquirido, la rehabilitación neuropsicológica es donde más y mejor resultado logra con el paciente, ya que la lesión es de tipo agudo, instantáneo, y no tiende a la neurodegeneración progresiva que provocan otro tipo de patologías.

 

La neuroplasticidad va disminuyendo a lo largo de la vida, pero no existe un límite para aprender porque las neuronas generan nuevas conexiones cuando se activan repetidamente. Esta es la base y el objetivo de nuestra metodología ECG. Cada año, en torno a 120.000 personas en nuestro país padecen un ictus o accidente cerebrovascular. Un episodio que, además de asociarse a una gran mortalidad, se corresponde con una de las primeras causas de discapacidad global. De hecho, la gran mayoría de los 300.000 españoles que han sobrevivido a un ictus presenta algún tipo de discapacidad residual y, por tanto, se ven abocados a seguir tratamientos de rehabilitación, por lo que tenemos que replantearnos cómo lleva a cabo la rehabilitación en estos pacientes.

 

Cuando un área del cerebro sufre una lesión, las neuronas que se encuentran en las zonas anexas se regeneran y establecen nuevas conexiones para tratar de solventar el daño. Es la neuroplasticidad’ que explica por qué muchos pacientes que sufren un accidente cerebrovascular acaban recuperando su funcionalidad, si bien parcialmente, de forma totalmente natural. Por ejemplo, se sabe que una persona que, como consecuencia de un ictus, pierde completamente la movilidad en un brazo es capaz de mover los dedos de la extremidad dañada al cabo de una semana. Y según han demostrado las pruebas de imagen, esto se debe a que el control del movimiento de los dedos se traslada desde el área cerebral dañada por el ictus a una zona vecina.

 

Así, el grado de recuperación del afectado vendrá determinado por la capacidad de su cerebro para ‘redirigir’ las conexiones neuronales y trasladar las funciones a las zonas vecinas. Pero esto no es completamente automático, es necesario llevar a cabo una correcta estimulación cognitiva y el trabajo de un equipo multidisciplinar (psicólogos, terapeutas ocupacionales, logopedas, etc.) para obtener unos resultados realmente positivos

 

Por otro lado, destacar que para activar la neuroplasticidad debemos conocer la arquitectura funcional de la mente, esto quiere decir, que el sistema cognitivo tiene una estructura, lo que conlleva unas implicaciones a nivel terapéutico:

 

1- Las distintas funciones cognitivas del sistema cerebral se dividen en componentes, por ejemplo la función de la memoria tiene los componentes de memoria a corto plazo, a largo plazo, semántica etc...y así ocurre con todas las funciones cognitivas.

 

2- Aunque la mente funciona como un sistema modular con sus diferentes componentes, también existe relación entre esos módulos.

 

3- Por ello, los que nos dedicamos a la ECG, debemos conocer la estructura cognitiva explícita, esto es conocer cada una de las funciones cognitivas y sus componentes.

 

4- De este modo podremos elaborar programas de ECG adecuados a  cada paciente, aunque se encuentre en un grupo de terapia. Las actividades de intervención que elaboremos, deben entrenar cada nivel cognitivo del modo más específico posible, con el enfoque modular que hemos mencionado.

 

 

5- Tener en cuenta que, una actividad específica para activar un aspecto cognitivo específico único, es muy probable que implique la activación de diversas capacidades. Ejemplo, si pongo una actividad para trabajar la atención sostenida de tachar la letra A, también estaré activando el reconocimiento y la discriminación. 

 

Con conocimiento se trabaja mejor y se obtienen mejores resultados.

 

Un saludo

 

Rebeca González

 

Si quieres profundizar en este tema pulsa AQUÍ no te pierdas nuestro Curso

"ECG-REHABILITACIÓN NEUROPSICOLÓGICA",

  que comienza el 5 de Febrero de 2019 

Formación con: 

  • El reconocimiento de “Actividad formativa de interés profesional psicológico” por el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid (COPM)
  • Solicitada la Acreditación como Actividad de Formación Continuada de Profesiones Sanitarias del Sistema Nacional de Salud.

¿ No  quieres perderte ninguno de nuestros post?. Rellena el siguiente formulario:

 

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.