ASPECTOS A TENER EN CUENTA EN LA EVALUACIÓN DE LA ATENCIÓN

 

Los trastornos atencionales constituyen una de las alteraciones más frecuentes cuando existe alguna afectación en el sistema nervioso central. Por ello una evaluación neuropsicológica debe incluir una o varias pruebas la función atencional.

 

Por lo tanto es necesario conocer cómo funciona la atención y los tipos de déficits atencionales, para saber qué queremos evaluar y elegir la prueba adecuada.

 

Conocer el estado atencional del paciente nos ayuda a tomar decisiones a la hora de planificar la valoración de los otros procesos cognitivos, las alteraciones emocionales y de conducta.

 

Por ejemplo:  si detectamos que un paciente tiene dificultades en la atención sostenida, a la hora de seleccionar las otras pruebas de evaluación buscaremos las que estén basadas en brevedad y realizaremos descansos periódicos entre las pruebas, porque si no los datos obtenidos en algunas valoraciones podrían estar contaminados por el efecto de la fatiga ,obteniendo resultados poco fiables.

 

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el conocimiento del estado atencional del paciente, no se puede basar únicamente en la puntuación de los test. El profesional debe valorar también la entrevista clínica y la información aportada por familiares, sin olvidar la observación directa de la conducta del paciente.

 

También debemos tener en cuenta que no se puede concebir la propuesta de un programa rehabilitador sin la valoración del estado atencional del paciente. La atención es la base de los demás procesos cognitivos y ha de tenerse en cuenta en los programas de rehabilitación de cualquier función cognitiva.

 

Cierto es que la evaluación de la atención tiene su complejidad, una de ellas es que no existe en sí una tarea que separe la atención de otros proceso cognitivo. También resulta complicado encontrar tareas que midan capacidades atencionales específicas aislándolas del resto, es por esto que el profesional tiene gran relevancia, ya que no sólo es importante la valoración, si no  dotar a las pruebas de su significado, por ello, la valoración cualitativa tienen su  importancia, y no debe ser menospreciada.

 

Por lo que explicado en el párrafo anterior, es fundamental que el profesional conozca los modelos atencionales, ya que la evaluación y la intervención deben ser guiadas por uno o varios de dichos modelos explicativos.

 

 

También comentar que aunque hemos indicado la complejidad que tienen la evaluación de la atención, si que existen unas metodologías más relevantes (pruebas) para evaluar los diferentes procesos atencionales en el contexto práctico del día a día. Es decir, hay unas pruebas más típicas que se utilizan para  la evaluación del estado de alerta, de la  atención focalizada, de la atención sostenida, de la atención selectiva, de la atención alternante, de la atención dividida, de la velocidad de procesamiento y de la heminegligencia. 

 

Si quieres profundizar en la evaluación de la atención y mucho más, no te pierdas nuestro curso

"EXPERTO EN REHABILITACIÓN DE LA ATENCIÓN Y FUNCIONES EJECUTIVAS"

Inicio: 18 de junio de 2020

 

QUÉ TE OFRECE ESTE CURSO:

  • Conocer las claves de la atención y funciones ejecutivas
  • Aprender a evaluar estas funciones cognitivas
  • Conocer ejercicios para rehabilitar la atención y funciones ejecut.
  • Facilitar tu trabajo en el día a día y mejorar tus intervenciones.

TODA LA INFORMACIÓN AQUÍ

¿NO QUIERES PERDERTE NINGUNO DE NUESTROS POST?. Rellena el siguiente formulario:

 

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.


Escribir comentario

Comentarios: 0