EL DUELO TRAUMÁTICO Y UN SUBTIPO CONCRETO, DUELO POR COVID-19

Desde hace tiempo hemos desarrollado cursos y post en nuestro blog relacionados con el proceso del duelo, pero la trágica actualidad hace que creamos conveniente redactar éste en concreto.

 

Se entiende por Duelo Traumático aquellos que se producen a consecuencia de la muerte de una o varias personas en una situación inesperada, como pueden ser accidentes , atentados terroristas, asesinatos, catástrofes naturales o por causas como la pandemia que estamos viviendo actualmente, con el COVID-19, y se caracteriza, entre otras cosas, por su carácter súbito, muchas veces brutal, que da una sensación de irrealidad de lo que está ocurriendo o bloqueo mental por el shock e incluso que puede provocar sentimiento de culpa por sobrevivir.

 

Las muertes repentinas son más difíciles de asimilar que otras en las que hay aviso previo de inminencia de muerte (enfermedad grave, salud deteriorada, etc.). Esto es debido a que el familiar, u otras personas cercanas al fallecido. no tienen posibilidad de prepararse mental ni emocionalmente ante la pérdida. Esta muerte inesperada, además, provoca al familiar una sensación de injusticia e impotencia que incrementa el dolor padecido y les dificulta el superar este duelo, provocándoles en muchos casos una situación de estrés postraumático.

 

Sin duda, los graves efectos de la pandemia por COVID-19 van a marcar un antes y un después en nosotros y, especialmente, en aquellos que han sido afectados por esta enfermedad, así como en los familiares de personas fallecidas y en la forma de poder despedirnos de ellas.

 

En nuestra sociedad, estamos acostumbrados a seguir unos rituales para despedir a nuestros familiares, velándolos con amigos y familiares, juntándonos en el entierro, etc. Es lógico que ahora sea así, pero no deja de afectar a nuestra forma de pasar el duelo, haciéndolo más difícil y complicado.

 

Además, hay que añadirle las circunstancias especiales de la muerte, el no poder cuidar adecuadamente a la persona enferma, acompañarle y despedirle como le hubiera gustado al doliente en sus últimos momentos. Esto hace que el doliente experimente síntomas de desregulación física y psicológica asociada a esta situación traumática (taquicardias,  sensación de opresión en el pecho, sensación de nudo en la garganta o en el estómago, cefaleas,  cambios de humor, dificultad para concentrarse, aumento de consumo de tabaco, alcohol, etc).

 

En nuestra sociedad, perder a alguien, es una experiencia que necesita ser compartida, acompañada de abrazos, palabras de cariño, respetuosos silencios, … Todo esto hace que no nos sintamos solos ante el dolor.. El apoyo emocional recibido en estos primeros momentos es crucial, pudiendo dificultar o favorecer el proceso de duelo posterior.

 

Es normal que al principio el doliente sienta rabia o ira contra el mundo en general, principalmente por lo inesperado del caso y lo rápido que han fallecido las personas afectadas. Y eso que la gente se ha unido a alabar el trabajo del personal sanitario, cuya labor en esta crisis ha sido impresionante (y eso disminuye, en la mayoría de los casos, la sensación de falta de atención correcta al fallecido que ha percibido el doliente).

 

Además, al estar en esta situación de aislamiento social y sin apenas poder salir a la calle, los dolientes le den más vueltas a la cabeza  y se hacen repetidamente muchas preguntas (¿por qué a él/ella? ¿lo habrá pasado muy mal? ¿Se sentiría solo o asustado? ¿Se lo habremos pegado nosotros?) y suposiciones de lo ocurrido (Y si hubiera hecho esto…, y si no hubiera salido ese día…, y si le hubiera llevado antes a urgencias…)

 

Ante estos sentimientos y preguntas debemos intentar que el doliente no se culpabilice, ya que no es culpa suya. Debemos hacerle entender que es una pandemia global que escapa al control particular, y que, aunque ahora parezca difícil, y lo es, debemos tratar de aceptar la situación y seguir adelante. 

 

Por no alargarme más, en el siguiente post comentaremos acciones que podemos realizar con las personas que están viviendo, o vivirán, un proceso de Duelo por COVID-19.

 

                                                                                                                                              ECG-Estimulación Cognitiva Global 

 

SI QUIERES APRENDER A AYUDAR A SUPERAR EL PROCESO DE DUELO QUE SUFREN LOS FAMILIARES

Y GESTIONAR GRUPOS DE TERAPIA, PULSA AQUÍ:

CURSO "PROCESO DE DUELO Y GESTIÓN DE GRUPOS TERAPÉUTICOS

 

- Aprenderás:

• Qué es el duelo y sus diferentes manifestaciones.

• Las Etapas del duelo y Tareas específicas para cada una

• Qué es el Duelo por muerte traumática. Ej: Pandemia COVID-19

• Tipos de duelo

• Cómo explicar la muerte a un niño

• Cómo gestionar grupos terapéuticos para afrontar la pérdida.

• Manejo del estrés en cuidadores.

 

- FORMACIÓN ONLINE - 75 horas -   Inicio 28 de Abril

 

 

¡RESERVA TU PLAZA!

Escribir comentario

Comentarios: 0