PREMISAS A LA HORA DE APLICAR EL EMDR

El protocolo EMDR está compuesto de ocho fases diferentes, y con el conjunto de todas ellas se incide sobre el pasado, presente y futuro del paciente, 

 

No se puede hablar de EMDR si no se desarrollan cada una de las fases de su protocolo. Así, sería importante abordar paso a paso cada fase del protocolo y en el orden correspondiente, para llevar a cabo la intervención de forma completa.

 

Esto es un principio de grandísima relevancia, porque el mayor objetivo que persigue este protocolo es el trabajo y tratamiento de las experiencias traumáticas del paciente.

 

NOTA IMPORTANTE: EL CONCEPTO DE TRAUMA ES MUY AMPLIO, Y TAMBIEN SUFRE UNA EXPERIENCIA TRAUMÁTICA UNA PERSONA A LA QUE LE DIAGNOSTICAN UNA ENFERMEDAD NEURODEGENERATIVA COMO PUEDE SER EL PARKINSON, EL ALZHEIMER, O SUFRE UN DAÑO CEREBRAL ADQUIRIDO, COMO PUEDE SER UN ICTUS O UN TRAUMATISMO CRANEOENCEFÁLICO POR UN UN ACCIDENTE O UN TUMOR CEREBRAL.

 

El estrés postraumático se puede definir como una respuesta emocional, cognitiva y física, que emite nuestro organismo ante la vivencia de una amenaza que pone en riesgo nuestra propia vida, o ante la observación y presencia de esta misma amenaza en otra persona. Para ello, se lleva a cabo la desensibilización y reprocesamiento de las experiencias traumáticas de forma adaptativa, con el fin de mejorar el bienestar y la salud psicológica de la persona

 

Tenemos que saber que el EMDR es una intervención muy delicada, con la que debemos tratar de tener sumo cuidado en su aplicación, y tener, como profesionales, un alto nivel de seguridad en que es el procedimiento adecuado para la mejora del bienestar de la persona a la que estemos atendiendo.

 

Por tanto, algo que siempre nos debemos preguntar antes de empezar a intervenir con el EMDR es:

·         Qué objetivos queremos conseguir trabajando mediante este procedimiento.

·         Si es el tratamiento adecuado para el paciente que tenemos.

·         Si el paciente se siente seguro de trabajar mediante este tipo de intervención. 

·         Si el tratamiento con EMDR va a permitir que se consigan los fines terapéuticos. 

 

 

- EL NIVEL DE REGULACIÓN EMOCIONAL DEL PACIENTE  

Es imprescindible que antes de comenzar la desensibilización de las experiencias, nos aseguremos de que el paciente cuenta con un buen nivel de regulación emocional y, sobre todo, con recursos que le puedan ayudar a mantener su equilibrio emocional si en un momento concreto de la intervención la persona se desregula y siente un alto malestar.

 

Para que podamos entender mejor esto, vamos a hablar aquí de un concepto sumamente relevante: la ventana de tolerancia emocional. 

  • La ventana de tolerancia emocional se define como el rango afectivo que una persona puede tolerar sin desregularse y sin perder su funcionalidad. Se trataría del rango donde la persona se encuentra dentro de su equilibrio emocional (Góngora, 2018).Así, cada persona tiene una ventana diferente, en función de su grado de tolerancia emocional.

 

La regulación emocional se puede producir por hiperexcitación o por hipoactivación. Es decir, en relación a la hiperactivación, la persona podría experimentar una alta activación fisiológica (Ej.: taquicardia, sudoración, hiperventilación, etc.), pensamientos rumiativos constantes, o un llanto incontrolable. En cambio, la persona también puede quedarse inmóvil, paralizada, o con un aplanamiento emocional o afectivo (alexitimia), características que definen al estado de hipoactivación.  La hiperactivación tendría que ver con la desregulación emocional por exceso y la hipoactivación con la desregulación por defecto.

 

Por tanto, conociendo ahora qué es la ventana de tolerancia emocional, lo que debemos tener en cuenta antes de emplear el EMDR, es que debemos asegurarnos de que, ante un momento de desregulación emocional durante el tratamiento, por ejemplo, al visualizar mentalmente una imagen de una experiencia traumática que queramos desensibilizar y reprocesar, la persona pueda regresar a sus márgenes de ventana de tolerancia de forma independiente o con una mínima ayuda del terapeuta. Todo esto le permitirá tolerar el tratamiento mediante EMDR al poder ser capaz de entrar en contacto con el material traumático de su historia de vida. 

 

Si te interesa este tema, profundizar en otras aplicaciones de uso de EMDR y cómo llevar a cabo esta terapia con pacientes con Deterioro Cognitivo Leve o Demencia,

RESERVA TU PLAZA en nuestro Curso: 

 

"APLICACION DEL EMDR EN DEMENCIAS"

 

 INICIO 13 DE ABRIL DE 2023 - PLAZAS LIMITADAS, MÁS INFORMACIÓN PULSANDO AQUÍ

 

OBJETIVOS DEL CURSO:

1) Entender en qué consiste el Deterioro Cognitivo en el envejecimiento, en las Demencias y explicar las características más importantes de los diferentes tipos de Demencia
2) Conocer los Conceptos de la Intervención Psicológica con EMDR, y las fases que lo componen
3) Implementar el Protocolo EMDR en casos de Demencia, sabiendo sobre qué Funciones Cognitivas podemos trabajar, qué sintomatología estamos tratando y qué cambios a nivel Cognitivo y Emocional podemos conseguir
4) Adaptación de la intervención EMDR en un programa de estimulación cognitiva
5) Intervención con EMDR en Cuidadores de personas con Demencia


-Más Info: https://www.estimulacioncognitiva.info/formacion-para-profesionales/curso-aplicacion-de-emdr-en-demencias/

 

¿Quieres recibir toda la información que publicamos de  temas de Alzheimer, demencias y estimulación cognitiva?. Suscríbete a nuestro boletín sin compromiso:

Por favor inserta el código:

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.