ALTERACIONES CONDUCTUALES / EMOCIONALES EN EL DAÑO CEREBRAL ADQUIRIDO

 

Como ya indicamos en un post anterior de nuestro blog:https://www.estimulacioncognitiva.info/2017/12/21/9-puntos-claves-a-tener-en-cuenta-en-la-rehabilitacion-neuropsicologica-de-pacientes-con-da%C3%B1o-cerebral-adquirido/ , tras sufrir un Daño Cerebral Adquirido (DCA) la vida de los pacientes cambia en múltiples niveles, siendo las alteraciones de la conducta una de las más importantes a tratar a la hora de la rehabilitación, ya no sólo por el paciente en sí mismo, sino también por cómo afectan dichas alteraciones a los familiares y cuidadores.

Este cambio de vida tan brutal e “inesperado” (nadie sabe cuando vas a tener un ictus o un traumatismo creaneoencefálico) hace que sea muy difícil asumir el impacto del hecho, lo que deriva habitualmente en periodos depresivos del paciente, cuando no en un trastorno depresivo grave.

Además, hay que tener en cuenta la zona donde se ha producido la lesión cerebral, que influye de manera clara en las alteraciones emocionales del paciente. Por ejemplo:

a)    Lesiones en los lóbulos frontales pueden afectar al control de la conducta, la disminución de la tolerancia a la frustración y el aumento de la irritabilidad y la agresividad

b)    Lesiones en las estructuras límbicas pueden afectar a la expresión de las emociones

c)     Lesiones subcorticales provocan confusión y agitación

Ante esto, es necesario establecer un orden de prioridades de actuación. siendo el tratamiento sobre la presencia de actitudes agresivas, frente a sí mismo y frente a los que le rodean, lo primero a tratar, ya que afectan de manera muy directa a su recuperación. Esta actitud agresiva puede que ya estuviera presente antes del DCA y se haya visto exacerbada, o puede que sea causada a modo de reacción a las consecuencias del DCA, como son la perdida de independencia del paciente, la incapacidad física o en la merma en la forma de comunicarse que le haya provocado, etc…

¿Y cómo tratar esta conducta con el fin de poder mejorar la rehabilitación del paciente?

Esta cuestión la desarrollamos en uno de los temas de nuestro Curso "ECG-Rehabilitación Neuropsicológica en Pacientes con Daño Cerebral Adquirido", pero las claves principales serían:

  • 1)   Formar al entorno más cercano del paciente, para que sepan cómo actuar frente a un brote agresivo contra ellos o contra él mismo, explicándoles estrategias de actuación que les permita controlar la situación hasta contactar con un profesional. Es importante que el familiar/cuidador mantenga siempre la calma, le transmita al paciente instrucciones claras y concretas, le distraiga de la causa del brote y que aplique el refuerzo positivo al superarlo
  • 2)    Identificar qué es lo que suele provocar esos brotes (cansancio, sobrestimulación, contacto con otras personas externas al núcleo cercano, incapacidad física o mental para hacer una tarea, etc.). Aumentar los periodos de descanso del paciente, reducir la sobrestimulación cuando realice tareas que le supongan un esfuerzo mental, que estén estas acordes a su nivel y permitirle que participe en la elección de las mismas le ayudará a estar más calmado
  • 3)    No ignorar las conductas inapropiadas, pero no enfrentarse con ira o de manera agresiva al paciente, para no convertirnos en un rival a batir. Hay que hacerle ver qué no puede hacer y reorientarle hacia una actividad que le tranquilice o lo entretenga hasta que pase el momento de tensión y una vez este pase o si el paciente se disculpa no aprovechar para recriminarle su actitud.

 

Si necesitas o quieres conocer más sobre el tratamiento específico de alteraciones conductuales tras DCA, APÚNTATE A NUESTRO CURSO "ECG-REHABILITACIÓN NEUROPSICOLÓGICA EN PACIENTES CON DAÑO CEREBRAL ADQUIRIDO" , que posee el Reconocimiento de Actividad Formativa de Interés Profesional Psicológico del  Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid. PLAZAS LIMITADAS-INICIO 8 de Febrero 2018